Los satélites naturales, llamados satélites, son cuerpos celestes sólidos que orbitan alrededor de los planetas. Hay lunas de todos los tamaños y formas y 146 orbitan alrededor de los planetas de nuestro Sistema Solar. Otras 27 están a la espera de la confirmación por estar en órbitas de planetas enanos y asteroides.

Entre los planetas terrestres, solamente Mercurio y Venus no tienen satélites. La Tierra tiene un satélite natural, que llamamos Luna, y Marte tiene dos. Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, denominados gigantes gaseosos, tienen 143 lunas confirmadas.

La explicación de los científicos para la gran cantidad de satélites naturales de estos planetas está en sus campos gravitacionales, que serían suficientemente intensos para atraer y capturar a otros objetos.

El planeta con el mayor número de satélites naturales del Sistema Solar, Saturno, cuenta con 53 conocidos y otros nueve a la espera de confirmación oficial. Entre los satélites, Titán es el más grande y cuenta con una atmósfera considerada densa.

Existen también pequeños cuerpos que no son considerados lunas y orbitan alrededor de los anillos de Saturno. El gigante Júpiter es orbitado por 50 lunas conocidas, cuya característica está en los movimientos de revolución opuestos al planeta. Los científicos estudian la confirmación de otros 17 satélites.

Alrededor del planeta Urano orbitan alrededor de 27 satélites naturales conocidos, siendo la luna Miranda la de mayor importancia. Otro planeta que muestra una gran cantidad de satélites naturales es Neptuno, con 13, siendo el mayor Tritón, cuyas dimensiones son similares a las del planeta enano Plutón.

La Luna de la Tierra

La formación de la Luna que orbita alrededor de la Tierra se produjo después del choque de otro planeta del tamaño de Marte con nuestro planeta. Según las previsiones de los científicos, la colisión hizo que el polvo y la suciedad fueran acumulados en la órbita terrestre y a lo largo de 4,5 mil millones de años, el material formó nuestro satélite natural.

Entre las características de la Luna se encuentra una atmósfera escasa, condición que facilita el impacto de asteroides, meteoritos y cometas que diseñaron enormes cráteres en la superficie.

La Luna es la responsable por el régimen de mareas de la Tierra debido a su gravedad que literalmente influye en el mar. La influencia de la Luna sobre las mareas es el blanco de estudios de las más antiguas culturas.

Una de las curiosidades en relación a la posición de nuestro satélite natural se encuentra en la ilusión de estar siempre mostrando la misma cara. Esto se debe a que la Luna gira sobre su eje a la misma velocidad en que gira en torno a la Tierra. La sincronización es la responsable de la ilusión.

Misiones y visita del Hombre a la Luna

La primera misión no tripulada a la Luna se produjo en 1959 por las naves espaciales Luna 1 y Luna 2, que fueron coordinadas por la antigua URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas).

Entre 1961 y 1965, el gobierno estadounidense envió tres misiones para preparar la visita humana a la Luna. Sin embargo, el trabajo continuó entre 1966 y 1967, pero el Hombre llegó a la Luna el 20 de julio de 1969. El astronauta Neil Armstrong fue el primer hombre en pisar el suelo lunar.

Doce astronautas han estado en la Luna en el período de 1969 a 1972. Las misiones fueron interrumpidas, y en 1990 los Estados Unidos enviaron las misiones robóticas Clementine y Lunar. En 2003, los científicos de la Unión Europea también enviaron misiones. Ese mismo año, también enviaron misiones los gobiernos de Japón y de China. India presentó misiones en 2007 y 2008.