Júpiter es el planeta más grande del Sistema Solar, el quinto a partir del Sol y el cuarto cuerpo celeste más brillante en el cielo (los otros son el Sol, la Luna y Venus). La masa es 318 veces superior a la de la Tierra y más grande que todos los planetas del Sistema Solar juntos.

Tiene alrededor de 143 mil kilómetros de diámetro en el Ecuador, lo que equivale a 11 veces más que el diámetro de la Tierra. Es orbitado por 67 satélites naturales, situándose a una distancia media de 778,3 millones de kilómetros del Sol.

Curiosidades de Júpiter

Fue bautizado con este nombre en honor al gobernante del Olimpo, Júpiter, el dios de los dioses. Júpiter, así como Saturno, muestra un sistema de anillos, sin embargo, son tenues y menos brillantes, no observables desde la Tierra y que sólo se han descubierto en 1979 por la sonda Voyager 1.

Es uno de los cuatro Gigantes Gaseosos, junto con Saturno, Urano y Neptuno. Los Gigantes Gaseosos están compuestos principalmente por los gases de hidrógeno, helio y metano y, aún, un pequeño núcleo sólido en el interior.

Características de Júpiter

La atmósfera de Júpiter está compuesta por hidrógeno y helio, teniendo, además, rasgos de metano, amoníaco, vapor de agua y otros componentes a una temperatura de 103ºC. El planeta, cuyo formato es el de una esfera oblata, tiene alta presión atmosférica y la intensidad provoca la rotura de los átomos de hidrógeno, que se transforman en metal.

También se encuentran en la atmósfera trazas de metano, vapor de agua, amoníaco, sílice, dióxido de carbono, etano, sulfuro de hidrógeno, neón, oxígeno, fosfina y azufre. En la parte exterior de la atmósfera hay cristales de amoníaco congelado y trazas de benceno.

La atmósfera del planeta se divide en varias pistas, en diferentes latitudes, lo que resulta en turbulencias y tormentas. La más conocida es la Gran Mancha Roja, descubierta en el siglo XVII y cuyos vientos llegan a los 500 kilómetros por hora. Esta tormenta tiene un diámetro transversal de dos veces mayor que la Tierra.

Júpiter fue observado por primera vez por Galileo Galilei en 1610, cuando también fue posible la identificación de cuatro de sus 63 satélites, Io, Europa, Ganímedes y Calisto. La primera sonda en visitar Júpiter fue la Pioneer 10 en 1973.

También fueron utilizados como instrumentos de observación en las visitas de las sondas Pioneer 11, Voyager 1, 2 y Ulises. La sonda Galileo orbitó Júpiter durante 8 años, terminando su servicio en septiembre de 2003. Es todavía observada regularmente por el Telescopio Espacial Hubble.

Se tarda menos de 10 horas en completar una rotación sobre sí mismo. Es el movimiento de rotación más rápido de los planetas del Sistema Solar. El movimiento de traslación se produce en alrededor de 11,86 años terrestres. El núcleo de Júpiter es caliente, el interior irradia más calor que lo que recibe del Sol, una característica más de los Planetas Gaseosos.

Los anillos de Júpiter

Muy diferente de los complejos anillos de Saturno, Júpiter tiene anillos compuestos por partículas de polvo que están dentro del campo magnético del planeta. Los anillos son Halo, Principal y Gossamer. Los principales satélites conocidos son Métis, Adrástea, Amaltea, Tebe, Io, Europa, Ganímedes, Calisto, Leda, Himalia, Lisitea, Elara, Ananke, Carme, Pasifaé y Sinope, de un total de 67.