La Luna es el único satélite natural de la Tierra. Tiene 3.474 kilómetros cuadrados de diámetro y se encuentra a 384 kilómetros de nuestro Planeta. Se formó casi al mismo tiempo que la Tierra, en el surgimiento del Universo, hace unos 4,5 millones de años.

Principales características de la Luna

  • Su masa es de 7.34 x 1022 kg
  • Su volumen es de 2.196 x 1010 km3
  • Su diametro es de 3,475 km
  • Su densidad es de 3.344 g/cm3
  • La Luna está formada principalmente por oxígeno, silicio, calcio, magnesio y aluminio
  • La superficie es rocosa y hay cráteres tan profundos que pueden ser vistos desde la Tierra
  • Los cráteres de la Luna son el resultado del impacto de meteoritos
  • No hay agua en la Luna
  • La atmósfera lunar es denominada exósfera
  • La composición de la atmósfera no permite que los seres vivos puedan respirar en el satélite
  • Las temperaturas pueden variar entre 110ºC y 130ºC
  • La radiación es considerada peligrosa
  • Dura 27 días en completar una órbita alrededor de la Tierra
  • Ya ha recibido más de cien naves espaciales de la Tierra
  • La primera nave espacial a aterrizar en suelo lunar fue la sonda soviética en 1959
  • Sólo doce hombres pisaron hasta el día de hoy en suelo lunar, el primero fue Neil Armstrong el 20 de julio de 1969
  • La Luna se aleja de la Tierra alrededor de una pulgada por año
  • Fue llamada “Luna” por los romanos y “Selena” y “Artemisa” por los griegos

El origen de la Luna

Los investigadores apuntan que la Luna surgió a partir de la colisión de un cuerpo celeste de dimensiones similares a las de Marte con la Tierra hace unos 4,5 millones de años. Los escombros de la explosión serían los formadores del satélite, que ha desarrollado un dínamo interno, un mecanismo magnético típico de los planetas terrestres.

En consecuencia de la escasa atmósfera, se ve afectada continuamente por los meteoritos, cometas y asteroides.

Influencia sobre las mareas

Sin la existencia de la Luna, la Tierra no tendría mareas. El fenómeno de los mares se produce a consecuencia de la gravedad ejercida por el satélite natural. En el lado de nuestro Planeta que está más cerca de la Luna, la gravedad es más fuerte y se produce la marea alta.

Cuáles son las fases de la Luna

Primero voy a describirte cada una de las fases, empezando por las crecientes, para después pasar a las menguantes.

fases de la luna

Luna Nueva o Novilunio

Esta es la etapa en la que la luna está más oscura y se vuelve difícil vislumbrarla, porque prácticamente todo lo que se puede observar desde la tierra está a oscuras, pero con iluminación del sol del lado contrario que no podemos observar. Siendo específico, la luna solo tiene una parte visible de entre el 0 y 2% de todo su cuerpo, repartido en ambos hemisferios de manera igualitaria.

Solo entre las fases de luna nueva y luna llena, el satélite natural de la tierra recorre 180° de toda su órbita, así que en esta fase recorre entre 0 y 45°.

Luna Creciente

Después de la luna nueva, aparece la luna creciente, que es cuando el satélite ya empieza a vislumbrarse, y sucede entre 3 y 4 días después de la primera de las fases de la luna. Es visible del lado izquierdo en el hemisferio sur y también del lado derecho en el hemisferio norte. Se puede observar después de la puesta del sol.

En esta fase, la luna recorre ente 45 y 90° de toda su órbita. Su parte visible está entre el 3 y 34%.

Cuarto Creciente

En la fase de cuarto creciente, la mitad de la luna está iluminada. Su lado derecho en el hemisferio y su lado izquierdo en el hemisferio sur están totalmente iluminados. Se puede observar desde el mediodía hasta la media noche. En la puesta del sol se la puede observar en alta en el cielo. Su recorrido está entre 90 y 135° de toda su órbita.

Su parte visible está entre el 35 y 65%, por lo que en algún momento se puede observar media luna iluminada en esta fase.

Luna Gibosa Creciente

A esta fase también se le conoce como gibosa creciente. Cuando acontece, hay más de la mitad de la luna iluminada se puede observar una curva al lado derecho del hemisferio norte, mientras que en el hemisferio sur la curva vislumbra en el lado izquierdo del hemisferio sur.

Se puede observar antes del amanecer y su altura máxima la alcanza al anochecer. Tiene una parte visible que comprende entre el 66 y 96% de la luna.

Luna Llena o Plenilunio

Cuando la luna está en esta fase, podemos observar una iluminación completa de esta desde nuestro planeta. Eso se debe a que el Sol y la Luna se encuentran alineados casi de forma recta y la Tierra se encuentra en el centro.

Para verla, es necesario hacerlo desde la puesta del Sol hasta el amanecer, y es posible verla a la medianoche, cuando alcanza su altura máxima en el cielo. En dicho momento es cuando está en su oposición totalmente opuesta, con 180 ° respecto a su lugar inicial. En otras palabras, el ángulo entre la Tierra, el Sol y la Luna es de 108°.

Por otro lado, la iluminación de la Luna en esta fase está entre el 97 y 100%.

Luna Gibosa menguante

A partir de esta fase, la iluminación de la Luna, la cual recibe del Sol, empieza a menguar. Así, aparece una curva oscura al lado izquierdo, si se observa desde el hemisferio norte, mientras que se ve el lado iluminado (el derecho), si se observa desde el hemisferio sur. Su área iluminada está entre el 51 y 99%,  con la diferencia de que va desapareciendo la iluminación.

Cuarto menguante

Es la fase contraria a la de cuarto creciente. Solo a mitad de la Luna se ve iluminada; del hemisferio norte se ilumina el lado izquierdo, del hemisferio sur, el lado derecho.

A la medianoche sale y se puede observar en lo más alto al amanecer. Su parte visible está entre el 65 y 35%.

Luna menguante

A esta fase también se le conoce  por dos diferentes nombres: creciente menguante y Luna vieja. Cuando la Luna se encuentra en esta fase, solo se puede observar una pequeña superficie iluminada. En el hemisferio norte se verá al lado izquierdo, mientras que en el hemisferio sur, al lado derecho.

Se observa mejor después de la medianoche y todavía mejor a la madrugada y en la mañana. Su parte visible está ente el 34 y 3%.

Cuando ha pasado esta fase, comienza nuevamente la Luna Creciente y se ha completado un ciclo lunar de fases. Este ciclo requiere de 29,53 días terrestres, cantidad de días a la que se le llama mes sinódico.

Identificar las fases de la Luna

Puedes notar que varias de las fases crecientes coinciden con las fases menguantes en cuanto al porcentaje de parte visible de la Luna, así que podrías tener la duda de cómo identificar de si se trata de una fase o de su contraria.

Y bien, para saberlo, puedes guiarte según lo que te he indicado en cada fase acerca de qué lado verás iluminado si te encuentras en un hemisferio o en otro. Entonces, tendrás que saber primero en qué hemisferio estás, si en el norte o en el sur.

Cuando sepas en qué hemisferio estás, tienes que recordar que la Luna nueva, la primera de todas las fases, es visible dos o 3 días después de que ha empezado y termina un día antes de la Luna llena. Por otra parte, el periodo de fases menguantes comienza un día después de la Luna llena y finaliza un día antes de la Luna nueva.

La luna creciente y la luna menguante tienen una iluminación entre el 3 y 34%. Igualmente, el cuarto creciente y el cuarto menguante coinciden con el porcentaje de iluminación que tienen.

Si estás en el hemisferio norte y si la parte iluminada de la Luna apunta hacia el oeste, es decir, hacia la derecha, puedes determinar que el ciclo es creciente. Al contrario, si ves que la parte iluminada apunta hacia el este, es decir, la izquierda, puedes concluir que se trata del ciclo menguante en cualquiera de sus fases.

Desde luego, en el hemisferio sur ocurrirá todo lo contrario a lo que te he explicado en el párrafo anterior.